Lunes, 1 Noviembre, 2021

Cine en Movimiento por un Mercado Mejor

El viernes se realizó la última actividad de la campaña por un Mercado sin Drogas ni Alcohol, en la que el grupo de documentalistas de Cine en Movimiento proyectaron varios cortos para la comunidad del Mercado, acerca del consumo problemático de sustancias y todo lo que las adicciones arrastran.

Esta actividad fue el cierre de esta campaña, que dio el puntapié para el inicio del cambio de vida de muchas personas que son parte del Mercado, que sufren las adicciones y que buscan una salida.

El presidente del Mercado Central de Buenos Aires, Nahuel Levaggi, expresó: “Nosotres empezamos a abordar el consumo problemático junto a Hogar de Cristo, Sedronar y Red Puentes de Villa Celina, y encaramos un mes con distintas actividades, y charlamos acerca de buscar una vida mejor, para nosotros y para quienes tenemos al lado”.

Cine en Movimiento es una organización creada por documentalistas que realiza cine comunitario desde hace veinte años; salieron a contar situaciones sociales cercanas, y articularon la actividad con trabajadores/as sociales y psicólogos/as, a fin de que los pibes y pibas puedan utilizar la herramienta audiovisual para expresarse y decir, desde el arte, lo que ellos quieren contarnos y muchas veces cuesta.

“Fundamentalmente, le ponemos palabra a lo que venimos haciendo. Y en ese recorrido, junto con un montón de pibes y pibas de organizaciones sociales, de escuelas, de algunos penales carcelarios, institutos de menores, centros de jubilados, fuimos entendiendo que lo que nosotros hacíamos era un tipo de cine que hoy podemos nombrar como Comunitario”, afirmó Nahuel, uno de los referentes de Cine en Movimiento.

La actividad no sólo consistió en ver distintos cortos acerca de las adicciones y de lo que este problema implica, sino que también se desarrolló un diálogo en el que los jóvenes que se acercaron al Centro Administrativo pudieron reflexionar sobre el consumo y contarnos un poco sus historias.

Sergio es uno de los tantos pibes que asiste a Hogar de Cristo, sede ubicada en el predio del Mercado Central, y manifestó: “El primer cortometraje me erizó toda la piel y el segundo corto, directamente, me dio calor. Hay mucha verdad en las dos filmaciones y me encantó porque fue como una patada en la mandíbula de ver como estaba antes y como estoy ahora”.

Cine en Movimiento es construido con las historias personales, con el condimento de ir un poquito en contra de lo que tradicionalmente -y hegemónicamente- se sabe, y eso es que el cine no es para todas las personas. Este cine es una forma de acercar el arte a la gente de los distintos barrios y que se apropien de ello. Con esta actividad se dio el cierre a un trabajo que es el comienzo de un largo camino por recorrer para poder ayudarnos entre todas y todos.